¡Qué bien ladras, Perro!

Por Jesús Hernández

10 de julio. Veranos de la Villa, escenario Puerta del Ángel
Juan Perro: voz y guitarra
Norberto Rodríguez: guitarra eléctrica
Ronald Morán: contrabajo
Moisés Porro: batería
Algo menos de media entrada


Hay que admitir el mérito de un ayuntamiento como el de Madrid, poco pródigo en la promoción de la música en directo en nuestra ciudad, por su acierto año tras año en la programación de los ‘Veranos de la Villa’. Desde finales de junio y hasta el próximo 23 de agosto, circulan por la capital artistas tan variopintos como George Benson, Kool & The Gang, Manhattan Transfer, Anastacia, Seal o Youssou N’Dour, estrenando para la ocasión el nuevo escenario Puerta del Ángel situado en la fresquita Casa de Campo.

El pasado día 10 de julio le tocó su turno a Juan Perro, ‘álter ego’ de Santiago Auserón, que abrió en Madrid la gira de conciertos en la que, pese al descenso en un 50% de la contratación, rodará algunas de las nuevas canciones que verán la luz en su próximo disco; o talvez no, que no está el mercado para ‘suicidios de creatividad’.

El de Zaragoza, alejado ya por completo de los tiempos de Radio Futura -que nadie espere un revival a estas alturas de la película- y ocupado tan sólo una mínima parte del gigantesco escenario, se hizo acompañar de tres fantásticos músicos cubanos, guitarra eléctrica, contrabajo y batería, para exponer, con sonido perfecto y una de las mejores voces del rock español, un discurso a base de jazz, blues y pequeñas perlas de son cubano.

En algo menos de dos horas, Perro repasó, ante un auditorio talludito pero dispuesto a menearse en las incomodísimas gradas, algunos de los ‘hits’ de sus cuatro trabajos. Así, ‘En la selva’, ‘Fonda de Dolores’, ‘Charla del pescado’, ‘A un perro flaco’, ‘El carro’ o ‘La misteriosa’, dedicada con humor a los navegantes del lago de la Casa de Campo, se fueron intercalando con astucia con diez nuevas canciones que el público bailó y cantó ‘sin necesidad de radiofonía ni nada’, como si ese presunto disco ya estuviera en la calle.

‘Río Negro’, ‘Joe Rasca’, ‘Reina Zulu’, con dedicación a Michael Jackson incluida, o la muy celebrada ‘Malasaña’, mostraron a un Juan Perro más cercano a los sonidos de Nueva Orleáns que a los de Cuba, y demostraron que este tipo va por libre o, al menos, por un camino muy distinto del que pretende llevar la industria. Para disfrutarlo, basta con acercarse a alguno de sus conciertos o descargarse alguna de las canciones distribuidas en versión maquetera a través de su página web.

Foto: Juanperro.net
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by: buy backlinks | Thanks to seo, seo services and Insanity Workout