Se fue el rey del pop, pero aún nos queda la reina

El mundo de la música ha sido un paño de lágrimas en el último mes por el fallecimiento de Michael Jackson. Con su desaparición, gran parte del espectáculo de este mercado artístico se esfumaba, un hecho constatable porque el autor de ‘Thriller’ fue un genio, un artista inigualable. Pero la música y todo lo que la rodea debe sonreir tras actuaciones como la que Loquemassuena.com y las 40.000 almas presentes en el estadio Vicente Calderón de Madrid tuvieron el privilegio de vivir en la noche de este jueves.

El rey del pop ya no está… pero aún nos queda la reina. Y por mucho tiempo. Madonna demostró anoche que se encuentra en plena forma, física y profesionalmente. La ‘ambición rubia’ ofreció un impresionante despliegue de medios, de luz, imagen y sonido que hizo las delicias de los espectadores, que al igual que ocurrió en Barcelona, no completaron el aforo del recinto deportivo.

La puesta en escena de la diva norteamericana se antoja insuperable: un escenario interactivo de 90 metros, siete pantallas de vídeo, 18 bailarines y 20 músicos, que junto a la cantante estadounidense –que no paró de moverse durante las dos horas de actuación, denotando una forma física envidiable para sus 50 años- generaron la sensación de estar en una macrodiscoteca de dimensiones gigantescas.

Con un ritmo dance y electrónico, Madonna fue desgranando, sin pausa alguna, buena parte de las canciones que conforman su último trabajo, ‘Hard Candy’, y un buen número de los éxitos que ha cosechado durante más de un cuarto de siglo. Y todo ello aderezado por duetos virtuales con Kenye West y Britney Spears, con la aparición de un Rolls Royce en medio del escenario, la escenificación de una pelea de boxeo al final de la pasarela –ring incluido-, la actuación de un ‘dj’ y múltiples números acrobáticos por parte de los bailarines que acompañaron a la artista.

Madonna abrió el ‘show’ con ‘Candy shop’, uno de los temas de su último disco, y fue repasando algunos de sus clásicos, como ‘Human nature’, ‘Vogue’, ‘Into the groove’ o ‘Holiday’, pieza esta última en la que protagonizó uno de los momentos más emocionantes del concierto, el homenaje a Michael Jackson. Durante un par de minutos, uno de sus bailarines, portando el atuendo emblemático del rey del pop, emuló los pasos de baile del mítico cantante, incluido el inimitable ‘moonwalk’.

‘La isla bonita’, una versión que desvirtuó el original
Después llegaron canciones como ‘Music’, ‘Spanish lesson’ y uno de los mayores ‘hits’ de la diva norteamericana, ‘La isla bonita’, que quizás constituyó la única nota negativa de una noche inolvidable. Y es que Madonna, en su obsesión por revisar sus temás históricos y adaptarlos al estilo dance y electrónico que la ha caracterizado en los últimos años, desvirtuó absolutamente la canción, dotándola de un ritmo inadecuado, excesivamente alejado del original y más cercano a las polcas del Este de Europa que bailaba Steve Urkel en la popular serie ‘Cosas de casa’.

Fue, junto a la organización de la actuación –que detallaremos más tarde-, el único ‘lunar’ de un ‘show’ que Madonna –que realizó numerosos cambios de vestuario- culminó de forma épica, con un fantástico quinteto final: ‘4 minutes’, ‘Like a prayer’, que provocó la apoteosis del Calderón; ‘Frozen’, ‘Ray of light’ y el pegadizo ‘Give it 2 me’, tras el que Madonna exclamó un ‘buenas noches’, preludio del mensaje ‘game over’ en las pantallas del escenario, que daba por concluido el concierto.

19 años después de su última visita a Madrid, Madonna ratificó su posición como reina del pop. Los 40.000 espectadores que presenciaron anoche la actuación del ‘Sticky & Sweet Tour’ no olvidarán el 23 de julio de 2009, seguro. Una actuación que confiemos no sea la última de la ‘ambición rubia’ en la capital de España. Ya sería inviable esperar otros 19 años…

La organización de los graderíos sin numerar, muy deficiente
El épico concierto de Madonna en Madrid no debe esconder lo que fue una pésima organización de las zonas de grada que no estaban numeradas, en la que muchos espectadores encontraron graves dificultades para ubicarse en los sectores que tenían asignados. El personal encargado de controlar el acceso a la grada no se preocupó de revisar a fondo los tickets, por lo que muchas personas se sentaron en zonas que no les correspondían.

Esto suele ocurrir cuando no se numeran todas las localidades y cuando se establecen áreas excesivamente reducidas, en lugar de asignar una zona de grada completa, hecho que facilitaría y aceleraría la toma de asiento por parte de los espectadores. Así se dio la circunstancia de que las áreas más pequeñas estaban repletas de gente y otras zonas del graderío, prácticamente desiertas. Algo inconcebible a estas alturas del siglo XXI, pero que ya ha sucedido en numerosas ocasiones y que me temo que volverá a ocurrir casi con total seguridad. Seguiremos denunciándolo.


Foto apertura:
Web oficial de Madonna
You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Responses to “Se fue el rey del pop, pero aún nos queda la reina”

  1. Anonymous dice:

    por lo que veo lo mismo hubiera dado que fuera todo playback…lo importante fue el espectaculo no? porque no consigo leer nada en ninguna parte sobre como canto o si a dia de hoy todavia canta.

  2. Borja dice:

    @ Anónimo

    Destaco la puesta en escena porque es lo más llamativo… Madonna canta en vivo. A mí me dio la impresión de que tiene un buen directo, teniendo en cuenta el desgaste que supone estar constantemente bailando. Y lo que digo contrasta con muchas crónicas que cuestionan su capacidad para cantar. Sinceramente, creo que esas personas ni siquiera estuvieron en el concierto… para mí, el show fue muy completo en todos los aspectos.

    Saludos

  3. MARISA dice:

    Gracias por la crítica Bor! Magnifica! Para mi ya no es la que era pero menudo espectáculo!!!!

    Un saludo

    MARISA

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by: buy backlinks | Thanks to seo, seo services and Insanity Workout