Bebe: La degeneración más absoluta como respuesta ante el olvido

Debe de ser muy duro estar arriba en las listas de éxitos y que unos pocos años después muy poca gente se acuerde de ti. También debe de serlo que las ‘secuelas’ de tu primer álbum no tengan, ni mucho menos, la aceptación, del trabajo de debut, que con el paso del tiempo se convierte en un recuerdo maldito, en un espejo al que nunca quieres mirar porque es la constatación de que la estrella que un buen día tuviste ya se apagó.
En definitiva, debe de ser muy complicado pasar de ser alguien a no ser nadie. Supongo que algo parecido le ha debido ocurrir a la cantautora Bebe para que en plena caída libre de su carrera musical haya decidido inmolarse ante los únicos que pueden levantarla de nuevo, los medios de comunicación. Mal que le pese.
La compañía discográfica de la artista extremeña convocó a la prensa la semana pasada para presentar el nuevo trabajo de Bebe, ‘Un pokito de rock’n’roll’, que saldrá a la venta a principios del próximo año. Lo que debía ser un acto festivo para dar a conocer las virtudes de este nuevo disco y de la propia cantante, se erigió en un alegato de los defectos –que parecen ser muchos, por cierto- de Bebe, realizado por ella misma.
Y es que la artista dejó el ‘plato fuerte’ del evento para el final. Tras interpretar cuatro temas de su nuevo álbum y proyectar un documental sobre el proceso de grabación, Bebe dio paso al turno de preguntas para los periodistas, pero para sorpresa de todos –intuyo que incluso de los responsables de su compañía discográfica-, lo hizo con un intachable mal gusto, en tono peyorativo, con insultos de por medio y con el propósito de ridiculizar a la prensa ante sus seguidores.
“Esto es lo más ‘friki’ que me habéis hecho pasar en la puta vida. Se supone que ahora los señores periodistas nos van a hacer alguna puta pregunta. Si hubieran sido súper ‘detallosos’, le habrían dicho a la compañía ‘después no vamos a preguntar’, pero entiendo que no se pongan en la piel del otro. Si vais a preguntar algo, bien; si no, sois unos hijos de puta igual por hacer que yo hable todo esto”, se despachó a gusto la cantante, en un alarde de pésima educación.
Pero eso sólo fue el comienzo. A partir de ahí, Bebe continuó con su particular ‘show’. “Me voy a sentar; da igual que no veáis, que os follen’, ‘Ya habéis visto bastante, si queréis luego os enseño las bragas, pero ahora paso’ o ‘Ponéis titulares absurdos y ‘polladas’ varias”, fueron algunas de las ‘perlas’ con las que la artista ‘obsequió’ a los profesionales de los medios de comunicación presentes.
Bebe puso el broche de oro en el momento de despedirse, después de ‘contestar’ –entre comillas porque las respuestas no tuvieron ni pies ni cabeza- a las preguntas de los dos únicos periodistas que se atrevieron a plantear alguna cuestión.
“Que os follen bien a todos”. Con esa frase, Bebe se marchó del escenario, finalizando así un inaudito acto de promoción de su nuevo disco. Alguien debería recordarle a la cantante extremeña que la educación es un valor que nunca se debe perder, y también que los medios de comunicación tienen gran parte de culpa en la consecución de éxitos en la música. Incluso diría que su labor es decisiva. Si una canción no suena en las radios o si un determinado periódico, revista o medio online no se hace eco del lanzamiento de un disco, el artista en cuestión no existe.
Una trayectoria musical de más a menos
Bebe se cree por encima del bien y del mal, y desconocemos el por qué. No hay razones objetivas para ello. Han pasado ya siete años desde que despachara 300.000 copias de su álbum de debut en nuestro país, y en la música –como en todas las facetas de la vida- no se puede vivir del pasado. Es necesario esforzarse cada día por ser mejor a todos los niveles, pero la extremeña ha llevado a cabo el proceso contrario. Una regresión que la tiene aislada y peleada con el mundo, y que ha permitido que aflore su peor cara posible.
Bebe ve en los periodistas un enemigo. Y está equivocada, muy equivocada. Principalmente porque ni el peor de sus adversarios hubiera hecho una promoción tan nefasta de la artista extremeña como la que la propia cantautora hizo de sí misma la semana pasada en la sala El Sol de Madrid.
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by: buy backlinks | Thanks to seo, seo services and Insanity Workout