Vetusta Morla se cuelga el oro en Santander bajo la lluvia

“Fuera paragüas, fuera paragüas…”. Esta podía ser la frase que resumiera el Santander Music, un festival en el que, durante tres días, el público desafió a la lluvia y demostró las ganas que tenía de buena música en directo en la Campa de la Magdalena de Santander.

En un marco impresionante, el cartel se presentaba ajustado pero muy competente, equiparando este evento musical a los Arenal, Sonorama y compañía, que recorren la geografía española este verano. Como suele ocurrir, el primer día se presentaba más tranquilo, para ir abriendo ‘boca’, y entre un par de grupos de ésos que descubres en estos conciertos, como Somepeople o If the Kids, cogían las riendas de la noche algunos veteranos festivaleros como La Bien Querida, Anni B Sweet o Fuel Fandango, los encargados de cerrar una fecha inaugural que dejó el listón alto de cara a los ‘días fuertes’.

La segunda jornada llegaba con dos claros protagonistas a los que se esperaba con ganas, Lory Meyers y La Casa Azul, pero hay que decir que sus ‘secuaces’ rayaron a un gran nivel y no les pusieron las cosas fáciles, sobre todo Fanfarlo y Delorentos, con dos muy buenos directos y un estilo pop muy marcado que, seguro, dará de qué hablar en breve. El gran derrotado, para quien suscribe estas líneas,  fue !!! Chk Chk Chk, que no estuvo a la altura ni en lo musical, con un ‘show’ bastante flojo, ni en lo personal, ya que el público de Santander merecía algo más que un cantante en calzoncillos y en un estado más que sospechoso.

Y los protagonistas cumplieron, y cumplieron muy bien. El bueno de Lory Meyers puso en pie al respetable con temas como ‘Luces de neón’‘Mi realidad’ o ‘Alta fidelidad’, con la que cerró su actuación a lo grande. Y La Casa Azul no fue menos, poniendo fin a la noche con su espectáculo de pantallas y disfraces, un ‘atrezzo’ que no desmereció, en absoluto, la voz y los temas de Guille Milkyway, que mantuvieron al público entregado hasta pasadas las 4 de la madrugada.

Y llegó el día, sábado grande en Santander, con pocos momentos para despistarse. Y llegó con lluvia, una lluvia que no paró durante toda la noche, pero que no fue impedimento para que los festivaleros llenasen la Campa de la Magdalena del primero al último concierto. Abrieron el fuego Love of Lesbian, veteranos en estas lides que supieron dar al público lo que quería sin olvidar temas de su último álbum como ‘Wio’ o ‘Si tú me dices Ben, yo digo Affleck’, que mantuvieron el nivel de la actuación. El público, obligado por la lluvia, se dio un respiro con la actuación de Clap Your Hands Say Yeah, que pese a ponerle ganas, no fue capaz de evitar la desbandada general.

Y sí, en el momento de mayor aguacero de todo el fin de semana, se plantaron en el escenario los Vetusta Morla, indiscutibles triunfadores de la noche y, posiblemente, del festival. Lo tenían todo a favor, menos la lluvia, que ya es un hándicap importante, con un álbum muy paseado este año, ‘Mapas’, y que cuenta con temas que ya son un clásico de sus conciertos. Podían haberse relajado, sabedores de su ventaja, pero todo lo contrario, firmaron la actuación más larga del festival, permitiéndose el lujo de cantar sus ‘bises’ y con la mezcla perfecta de baladas y temazos regalaron a los asistentes, como siempre, un cierre espectacular con ‘La cuadratura del círculo’.

La intrascendente propuesta de Sidonie

El testigo lo recogió Sidonie, y podríamos decir que se les cayó al suelo porque la sombra de Vetusta fue demasiado alargada. Quizás era el hueco difícil del día para salir al escenario, porque el público se había vaciado con la actuación de los madrileños, pero el fallo radicó en la selección de los temas, ya que había mucha diferencia entre los clásicos de la banda y unas nuevas canciones que todavía no han calado entre el público. Actuación de calidad, pero que tuvo poca transmisión.

El último turno fue para The Zombie Kids, que hasta la confirmación de Vetusta Morla fueron cabezas de cartel, pero que tuvieron que conformarse con una medalla de plata o incluso de bronce, porque aunque consiguieron volver a levantar al público con sus temas más conocidos, sufrieron las consecuencias de una jornada tan dura e intensa como la del sábado.

Mención especial merecen los dj´s que consiguieron que la ‘chispa’ no se apagase entre actuación y actuación con una variada selección de temas durante los tres días, y también los precios que estableció la organización para entradas y consumiciones, bastante asequibles, hecho que se agradece en estos tiempos de crisis. Sería recomendable de cara a la próxima edición que además de pensar en que no se mojen los artistas y los instrumentos en caso de lluvia, también se tuviera en cuenta al público habilitando alguna zona cubierta. Hubiera estado bien, pero hubiese privado a los ‘valientes’ espectadores de ese ‘Fuera paragüas, fuera paragüas…’.

Por César Manzanera ( @cesaldinho )

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by: buy backlinks | Thanks to seo, seo services and Insanity Workout